Carta de un aventurero.

Tengo la suerte o desgracia de formar parte del no tan exclusivo grupo social que conforman aquellos que se han marchado a Londres ante las “facilidades” del mercado laboral español.

Mis inicios en esta urbe fueron desmoralizadores. El consumismo feroz me mareó Sigue leyendo

Anuncios